Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Cómo enfrentarse a los exámenes de un modo eficaz

Cómo enfrentarse a los exámenes de un modo eficaz

Jose Vill
5 meses, 2 semanas

Los exámenes, en sus formas más variadas, nos afectan a casi todos durante nuestra vida. Los años obligatorios del colegio son nuestra primera exposición a ellos, pero el proceso formal de evaluación no concluye allí. Incluso después de haber dejado atrás la escuela y la universidad muchos se enfrentan a otros tipos de exámenes.

¿Cómo se puede mejorar la preparación y la actuación de las personas que se presentan al examen? Te proponemos varios consejos, concisos y prácticos, que describen las diversas técnicas necesarias, como:

  • Organizarse

Te recomendamos utilizar planes de organización a largo plazo, por ejemplo, 14 semanas, que es el período típico de evaluación en los centros de enseñanza. <<Es muy fácil decirlo, pero no tanto hacerlo>>, puede que pienses. Sí, es cierto, pero pensemos en un método que te ayude a organizar tus repasos a largo plazo, como uan Tabla con un Plan de Trimestre en el que se recojan las catorce semanas de una evaluación numeradas a lo largo de las columnas, y las asignaturas listadas a la izquierda en los casilleros. Dentro de las otras columnas aparecerían anotadas las demás tareas, pruebas y otros compromisos del alumno.

De esta manera, puedes comprobar de un vistazo cuáles son sus semanas más ocupadas, dándote tiempo a prepararte con antelación.

  • Mejorar la concentración

Los problemas de concentración son muy comunes en la mayoría de la gente, pero son particularmente importantes para quienes han de presentarse a un examen.

Si sientes que después de estudiar durante horas, te das cuenta de que no puedes recordar casi nada de la materia estudiada, o tiendes a quedarte mirando los libros y apuntes, pero sin leerlos realmente, o levantas la cabeza en cuanto alguien pasa cerca tuyo, entonces tienes que, por un lado, saber porque te está ocurriendo esto, si es debido a preocupaciones, miedo a presentarte a los exámenes o que no duermes lo suficiente, entre otras, y, por otro lado, buscando un remedio.

Por nuestra parte, te damos algunas recomendaciones si tienes dificultades a la hora de concentrarte.

  • Te recomendamos establecer horarios y lugares de trabajo fijos.
  • Eliminar las distracciones de tu ambiente de estudio.
  • Darse cuenta de los periodos efectivos de estudio para reducir el tiempo que pierdes ‘’soñando despierto’’.
  • Buscar ayuda si el problema persiste.

 

  • Emplear eficazmente el tiempo

La distribución provechosa del tiempo comienza por identificar las actividades o inactividades en las que se pierde muchas horas del día. Evalúa críticamente tus compromisos de tiempo con las siguientes cosas: Ver la televisión, uso del móvil, descansos, horas de sueño (se recomienda entre 7-8 horas), tiempo de ocio, etc. 

  • Mantenerse en forma

Prepararse para los exámenes y pasar luego por ellos puede ser una tarea agotadora. Las semanas de intenso estudio que lo preceden y la gran tensión que experimenta la mayoría de los que se evalúan son dos razones de peso por las que es recomendable estar en buena forma tanto física como emocional. Debemos tener en cuenta una dieta equilibrada, las horas de sueño, el ejercicio físico y el equilibrio emocional.

  • Pensar positivamente

Ser optimista en la forma de pensar antes y durante la prueba puede mejorar el rendimiento.

¿DE QUÉ MANERA SE PUEDE SER MÁS POSITIVO?

Una manera es evitar etiquetarse a uno mismo de incapaz, otra es considerando los éxitos pasados, y dándose cuenta de que con la preparación y el trabajo apropiados se seguirán produciendo resultados similares. Otra estrategia es caer en la cuenta de que con cada nuevo examen que hace se convierte en una persona con más experiencia, incluso si los resultados de algunos no son satisfactorios o tan espectaculares como esperabas.

  • No aislarse en el proceso, buscar apoyos es fundamental.

Tenemos que tener claras nuestras fuentes de ayuda, por ejemplo: uno mismo, el personal docente, compañeros de clase, familia, estudiantes postgraduados o psicólogos, ya que nos pueden aclarar las incertidumbres que aparecen en el camino, dar apoyo, motivarnos o enseñarnos gracias a su formación y experiencia.

Si a pesar de seguir algunos de nuestros consejos, continúas encontrando dificultades a la hora de tomar apuntes, de estudiar, o cuando realizas exámenes, en Codex te ayudamos a enfrentarte a todo ello dotándote de las estrategias y herramientas necesarias para tu caso, y así poder mejorar tu rendimiento académico de la manera más eficaz y rápida posible.

Centro Codex