Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Consumo de drogas  y adolescencia

Consumo de drogas y adolescencia

Centro Codex
10 meses, 1 semana

En la actualidad, una de las principales preocupaciones de los padres con hijos adolescentes es el consumo de sustancias.

Lo primero que debemos señalar es la diferencia entre el consumo esporádico y la dependencia. Entre estas dos fases suele transcurrir un periodo de tiempo que varía en función de las características de la persona y el tipo de sustancia que consuma. El primero suele ser usual al inicio de una adicción, pero es en la fase de dependencia, cuando la familia suele detectar el problema. 

A continuación, proporcionamos un listado con algunos signos que pueden ser de ayuda para detectar un posible consumo de sustancias. Hemos de aclarar que el hecho de que el adolescente muestre alguna de estas conductas no necesariamente significa que tenga un problema de adicción. Sin embargo, es importante atender a estos comportamientos y hablar con él o ella, si tenemos sospechas de que el consumo de sustancias puede ser la explicación a los mismos:  

  • Incremento del gasto/necesidad de dinero. El adolescente que ha iniciado un consumo suele pedir dinero a sus padres y parientes con mayor frecuencia, excusándose en ocasiones con necesidades para sus estudios, e incluso cogerlo en situaciones de descuido.
  • Las salidas a horas desacostumbradas e inesperadas, el estar más pendiente del teléfono… pueden responder a la búsqueda de proveedores y de la sustancia de que la que tienen la dependencia.
  • Cambios repentinos o drásticos en las amistades, hábitos alimenticios, apariencia física, coordinación o rendimiento escolar
  • Comportamiento irresponsable, mal juicio y falta de interés general
  • Esconder objetos en lugares recónditos de la casa.
  • Modificaciones importantes de comportamiento, de forma brusca:
    • Aparición de un comportamiento muy reservado
    • Discusiones acerca de las normas de convivencia
    • Dificultades para dormir
    • Cambios de humor bruscos, pasando de estar relajado y simpático, a estar suspicaz y agresivo
    • Ruptura de la comunicación con la familia
    • Descuido del aseo y aspecto personal

Si sospechas o sabes que tu hijo adolescente está probando o consumiendo drogas:

Habla con él. No es fácil, pero es importante que hable con su hijo sobre las drogas. Esa es una de las mejores maneras de prevenir el uso de drogas entre adolescentes. Dale a tu hijo tiempo para hablar y escúchalo sin interrumpirlo. Esto le mostrará que te importa lo que opine.

Fomenta la honestidad. Mantén la calma. Comunícale a tu hijo lo que sientes. Déjele  claro que no apruebas el uso de drogas. Comparte detalles específicos que respalden tus sospechas. Verifica lo que él diga.

Concéntrate en el comportamiento, no en la persona. Enfatiza que el consumo de drogas es peligroso, pero que eso no significa que tu hijo adolescente sea una mala persona.

Mantén un contacto regular. Pasa un tiempo cada día hablando sobre lo que está sucediendo en la vida de tu hijo. Esto facilitará las conversaciones cuando surjan temas más complicados como el alcohol, las drogas y el sexo.

Alienta las actividades saludables. Los pasatiempos, los deportes y los trabajos de medio tiempo son excelentes maneras de mantener ocupados a los adolescentes. Al mantenerse activo, tu hijo tendrá menos tiempo para involucrarse en el uso de drogas.

Busca ayuda profesional. Acudir a tiempo a un profesional puede evitar que una adicción se establezca, previniendo problemas más graves. 

Codex Formación en Psicología