Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Hiperconectividad

Hiperconectividad

Concepción Cendon Dacosta
1 semana

En la actualidad, según el instituto nacional de estadistica, casi el 100% de los hogares tienen televisión y móvil. Ocho de cada diez son inteligentes, además 26 millones de españoles acceden regularmente a internet. También sabemos que más de la mitad acceden a las redes sociales siendo los más activos las personas entre 16 y 24 años. Otro dato significativo es que el 30% de niños de 10 años tienen móvil.

Como se puede deducir de los datos descritos anteriormente, es la época en la que vivimos la que ha dado un gran paso hacia a la tecnología, si la comparamos con los años anteriores. Muchos ya la definen como la era de la ''hiperconectividad'', es decir; vivir permanentemente conectado a través de los distintos dispositivos tecnológicos, en los que no cesamos de recibir estímulos del exterior.

Se puede decir, por tanto, que con la aparición de esta ''hiperconectividad'' se ha dado un vuelco en la forma tradicional que conocíamos de relacionarnos con el mundo y con nosotros mismos.

Es vital entender que ocurre en nuestro interior cuando utilizamos la tecnología para así conocer cómo enfrentarnos a ella, tanto en el momento presente como en el futuro. Por eso te describimos tres áreas importantes que están siendo afectadas al utilizar de manera continuada el uso de los dispositivos inteligentes.

El desarrollo cognitivo

Entre algunas de las áreas que se ven afectadas, destacamos las siguientes:

      - Atención: estar tan conectado puede hacer que nuestra atención se disperse de los temas realmente importantes. Quizás más de una vez te has quedado un buen rato ''inmerso'' en la red, sin darte cuenta del tiempo que ha pasado, pudiendo descuidar los estudios, el trabajo u otras actividades.

      - Memoria: Con la irrupción de los buscadores, nuestro sistema de organización en la memoria esta cambiando, podríamos decir que ahora recordamos menos sobre la información, pero sabemos mejor donde encontrarla.

     - Lectoescritura: Este aspecto se ve favorecido, por poner un ejemplo, según algunos estudios la lectura a través de dispositivos ebook, moviles o tablets se esta incrementado. También practicamos más la escritura online, a través de apps de mensajería como Whatsapp o chats por ejemplo.

La individualización

El hecho de que las redes sociales nos den la oportunidad de proyectar una imagen que más desemos de nosotros, eliminando las características menos deseables, crea un efecto de empoderamiento, que bien puede servir para ganar autoconfianza en nosotros mismos, o por el contrario, aislarnos en esa realidad virtual. Es por esto que las tecnologías, en concreto las redes sociales, influyen sobre nuestras expectativas de autoeficacia, autoestima y autoconcepto; es decir, sobre distintas características que afectan al desarrollo de nuestra identidad.

La socialización

Las nuevas tecnologías puede servir como una herramienta muy útil que fomenta las relaciones entre familiares y amigos, por ejemplo el uso de videojuegos, la comunicación por Whatsapp, el uso conjunto de internet o ver un programa de televisión.

Pero por otro lado, pueden crear el efecto inverso, es decir; no prestar la debida atención a una conversación por mirar el móvil o no quedar con amigos por quedarte en casa mirando la televisión.

Con todo esto, queremos enfatizar la importancia para bien y para mal que tiene en nuestro aprendizaje las tecnologías, pero sin olvidarnos de que también es importante la desconexión, esta es positiva en lo relacionado con el aspecto intelectual, creando un trabajo mental más reflexivo, crítico, productivo y creativo, pero también en aspectos de gran relevancia como la educación emocional.  

Manuel Castells (2011): “No somos los mismos desde que estamos en las redes sociales”.

Centro Codex