Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
La Psicoterapia y las enfermedades físicas crónicas

La Psicoterapia y las enfermedades físicas crónicas

Centro Codex
1 mes, 2 semanas

Las enfermedades físicas crónicas como la Diabetes, Enfermedad de Chron, Cáncer, Alzheimer, Artritis, Fibrosis quística, etc; son enfermedades cada vez más presentes en nuestra población debido al aumento de la esperanza de vida. Esto implica que cada vez son más las personas y las familias que tienen que aprender a convivir con estas enfermedades, que sin llegar a ser incapacitantes, tienen un gran impacto en la calidad de vida.

¿Es suficiente un buen tratamiento médico para conseguir una calidad y un ajuste adecuado ante un diagnóstico de estas características? En algunos casos sí, pero la investigación reciente se está focalizando en la importancia del acompañamiento psicológico y la psicoterapia para lograr el bienestar de la persona enferma y de su familia. Porque un diagnóstico de una enfermedad física crónica no solo afecta a la persona que lo padece, sino que también implica un desajuste en su entorno familiar.

A nivel general, un diagnóstico de una enfermedad física crónica puede implicar:

-Alteraciones emocionales en la persona y sus allegados como culpa, resentimiento, ansiedad, miedo o duelo.

-Alteraciones en la estructura familiar como una sobreprotección excesiva, patrones rígidos de cuidados o aislamiento social de la familia entre otros.

Poner a la enfermedad en el lugar que le corresponde y encontrar un espacio para expresar las emociones de la persona y sus familiares se vuelve fundamental a la hora de hacer un trabajo psicológico con las personas afectadas. 

En algunas ocasiones, sin darnos cuenta, la enfermedad puede envolverlo todo lentamente hasta llegar al punto que cada decisión en la familia se toma en base a la enfermedad. En otras ocasiones, las dinámicas de cuidados que se generan en la familia se vuelven agotadoras, y lo que en un inicio comenzó como una ayuda altruista se acaba convirtiendo en una fuente de estrés constante. En estas situaciones nos podemos hacer la siguiente pregunta ¿Qué cosas del pasado dejé de hacer a raíz del diagnóstico de la enfermedad que estaría capacitado a seguir haciendo? Como decíamos al principio, poner a la enfermedad en su lugar: lo que es de la enfermedad a la enfermedad, y lo que es de nuestras vidas a nosotros.

Realizar psicoeducación sobre la enfermedad, escuchar cómo cada persona está viviendo el proceso de enfermedad, enseñar habilidades de afrontamiento y potenciar los recursos de la persona y la familia frente a la enfermedad crónica son algunos de los procesos que se trabajan en terapia cuando acuden personas en esta situación.  

Por un lado, estamos nosotros, con nuestras debilidades y fortalezas y por otro lado está la enfermedad.

La enfermedad crónica va a seguir siempre, no podemos hacer nada por hacer que desaparezca, pero sí que podemos trabajar sobre el modo en que nos relacionamos con ella y reducir el impacto que pueda tener en nuestras vidas. 

Centro Codex Formación en Psicología