Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Psicología del Deporte y TDAH

Psicología del Deporte y TDAH

Centro Codex
5 meses, 2 semanas

Todos hemos oído hablar de la Psicología del Deporte, pero, ¿qué es en realidad?

La Psicología del Deporte sería aquella ciencia en la cual se aplican los principios de la psicología en el ámbito de la actividad física. Sus principales objetivos se centran en mejorar el rendimiento deportivo, así como aspectos sociales y psicológicos del deportista.

A pesar de tratarse de una disciplina relativamente joven, goza de gran reconocimiento y es representada por Asociaciones y Organizaciones a nivel nacional e internacional en Psicología del Deporte.

Los roles, por tanto, en los que se mueve el psicólogo de la Actividad Física y el Deporte serían:

  • Deporte de Rendimiento: deporte profesional, de alto rendimiento y de otros niveles de rendimiento.
  • Deporte de base e Iniciación: actividad física, deporte escolar y universitario, además del deporte comunitario.
  • Deporte de ocio, salud y tiempo libre: deporte para todos, para necesidades especiales (minusvalías, ancianos, marginación…)

Hoy nos centraremos en los avances realizados en la Psicología del Deporte de base e Iniciación en edades tempranas. En concreto, descubriremos los beneficios del deporte en niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

¿Qué es el TDAH?

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un trastorno del neurodesarrollo que se inicia en la infancia y que puede persistir en la edad adulta. Este desorden se caracteriza por inatención, impulsividad y/o hiperactividad motora a lo que a menudo afecta al desarrollo e integración social de las personas afectadas (Thomas et al., 2015).

Según datos de la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad (FEAADAH, 2016) dicha patología la sufre entre un 2% y 5% de la población infantil.

¿Qué tratamientos existen?

El tratamiento actual del tdah está basado en la administración de anfetaminas, agonistas de catecolaminas (metilfenidato) e inhibidores de la recaptación de noradrenalina (atomoxetina). Estos fármacos presentan muchos efectos adversos, siendo los más comunes: trastornos del sueño, anorexia, molestias abdominales, cefaleas, tics, mareos, depresión, disminución de la espontaneidad, psicosis, aumento de la presión arterial (Muñoz et al., 2019).

Si a esto le sumamos su elevado coste, se abre la necesidad de crear diferentes líneas de investigación de tratamientos alternativos del trastorno.

Entre los tratamientos no farmacológicos destaca el tratamiento psicológico. Mediante la intervención psicoeducativa, se hace uso de técnicas de manejo de conducta, autocontrol, habilidades de comunicación y de interacción para minimizar los retrasos en el aprendizaje y para que se desarrolle la adquisición de competencias académicas (Galve, 2009).

Investigación en Psicología del Deporte y TDAH

Actualmente, se está investigando qué beneficios pueden estar asociados a la práctica de actividad física en niños y niñas con TDAH.

La mayoría de autores y autoras coinciden en que la actividad físico-deportiva podría mejorar la función cognitiva de las personas con tdah, esto es, la atención, procesamiento de información, memoria o lenguaje (Brossard-Racine et al. 2012). Estudios recientes afirman que el efectuar ejercicio aeróbico estimula la proteína BDNF, un neurotransmisor que favorece la plasticidad sináptica lo que implicaría cambios en la estructura y función del cerebro humano (Gómez-Pinilla et al., 2008).

Por otro lado, también observan una mejoría en el comportamiento dentro del aula y habilidades sociales, concluyendo que podrían ser mejoradas con distintos tipos de ejercicio físico (Powell et al., 2015).

Conclusiones

El ejercicio físico aeróbico no sólo reduce el riesgo de contraer enfermedades no transmisibles tipo cardiopatías coronarias, accidentes cerebrovasculares, diabetes tipo II, hipertensión, cáncer de colon, cáncer de mama, etc, sino que desde un punto de vista neuropsicológico se ha demostrado que el ejercicio aeróbico tiene un impacto positivo sobre el cerebro (Gómez-Pinilla et al., 2008).

La investigación en la práctica deportiva dirigida con niños y niñas con tdah se puede concluir que:

  • La actividad física mejora la atención en niños y niñas con tdah.
  • La intervención deportiva dirigida en el ámbito escolar podría ser un tratamiento complementario al farmacológico y al psicológico en pacientes con problemas de atención.
  • Aumentar las horas de actividad física en el colegio con psicólogos deportivos a cargo, puede mejorar la evolución clínica de pacientes con TDAH.

Centro Codex Fomación