Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
El lenguaje en consulta: palabras vetadas

El lenguaje en consulta: palabras vetadas

Centro Codex
1 mes, 4 semanas

Hoy queremos hablaros sobre la importancia de la comunicación durante el proceso terapéutico, centrándonos en aquellas palabras cuya connotación puede producir un impacto negativo (consciente o inconsciente) en el estado psicoemocional del cliente.

Si bien es cierto que estas palabras dependen del contexto (sin ánimo de exageración), no deja de serlo menos que su uso está relacionado con mensajes que los psicólogos solemos querer evitar.

A continuación, pasamos a exponer las más comunes:

 

  • Control.- cuando se habla de controlar: las emociones, la ansiedad, la ira… hay que ser conscientes de que algunos trastornos tienen de base, precisamente, un problema relacionado con el control. Véanse, por ejemplo, casos vinculados a la comunicación pasivo (control excesivo)-agresiva (descontrol), de ansiedad en el trabajo (necesidad de tener todas las variables del trabajo “controladas”), ansiedad generalizada (incertidumbre=no control), etc. Uno de los objetivos terapéuticos tiene que ser disminuir la necesidad de control, mientras se aprende a gestionar la esfera biopsicosocial; Sin embargo, la palabra control conlleva que el usuario piense que puede tenerlo todo bien atado, por lo que la connotación es desfavorecedora. Se recomienda utilizar la palabra: "gestión" (gestionar la ansiedad, gestionar las emociones…) y utilizar la palabra "control" para transmitir la necesidad de disminuir su implementación. Esto evitará que el cliente confunda los mensajes transmitidos por el terapeuta (que no piense “por un lado me dice que controle la ansiedad y, por el otro, que tengo que dejar de controlarlo todo” sino que “gestione la ansiedad y disminuya la necesidad de control”).

 

  • Normal.- los psicólogos sabemos que la palabra “normal” puede utilizarse en diversos contextos, resultando muy útil, por ejemplo, para trazar la línea divisoria entre una problemática y la ausencia de la misma. No obstante, cuando se emplea para hablar con un cliente sobre aspectos a modificar (“esto no es normal”), se le está etiquetando negativamente, lo que favorecerá una interpretación catastrofista de su situación personal. Sería favorable utilizar frases como: “sería positivo trabajar este aspecto para…”, “existe una dificultad relacionada con…” , “un objetivo importante sería aprender a…”

 

  • Curarse.- la cura implica enfermedad, por lo tanto, se está transmitiendo al usuario el mensaje de que está enfermo y, a no ser que esto sea realmente así, es probable que inconscientemente fomente un rol victimista/pasivo en lugar de pro-activo. Se recomienda utilizar palabras como: “mejoría”, “estabilidad emocional”, “cambio”…

 

  • Estancarse.- la mejoría no suele ser una línea recta ascendente; cuando el cliente consigue ir estabilizándose emocionalmente, es frecuente que se produzcan bajones anímicos que conllevan que la persona sienta, o bien que ha retrocedido y echado por tierra el trabajo previo o bien que se ha estancado. Es precisamente por este hecho por el que debe evitarse el uso de este término, que no describiría la realidad terapéutica, sino la interpretación de la misma.

 

  • Provocar.- esta palabra es especialmente utilizada cuando el cliente o el profesional hablan de un trastorno de ansiedad. El usuario llega a consulta verbalizando: “esto me provoca ansiedad”. Hay que reducir al máximo su uso y clarificar al cliente que “provocar” es “desde fuera”, y la ansiedad se “genera”, esto es, “surge de dentro”. El verbo “generar” lleva implícito que el manejo de la ansiedad depende, principalmente, de la persona (y no de los objetos/situaciones/contextos … externos a él/ella).

 

 

“Utilizar un lenguaje lo más correcto posible, es imprescindible; como psicólogos no debemos subestimar el impacto de las connotaciones, ya que conocemos el poder emocional de la interpretación” (Ana Mª Paz López). 

 

 

Si deseas formarte en psicoterapia, no te pierdas nuestra formación a distancia: http://centrocodex.com/curso/psicoterapia-en-la-practica-clinica/