Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Algunas ideas sobre la depresión infantil

Algunas ideas sobre la depresión infantil

Centro Codex
3 meses

Son muchas las personas que piensan que tener depresión es propio solo de adultos y los estudios muestran que los padres suelen subestimar seriamente la intensidad de la depresión de sus hijos, sin embargo, la depresión infantil es bastante frecuente y seria en niños y adolescentes ya que aproximadamente 1 de cada 20 niños y adolescentes tendrá un episodio depresivo antes de cumplir los 19 años. La frecuencia de la depresión es igual en los niños y las niñas antes de la pubertad, pero, a partir de la pubertad, las chicas tienen más riesgo de sufrir depresión.

Causas de la depresión infantil

Las causas que pueden propiciar la aparición de los síntomas depresivos tienen que ver con factores biológicos, la herencia genética, el estrés o trauma y el bullying o acoso escolar.

A pesar de que estos son las principales causas de la depresión infantil, la realidad es que en la mayoría de los casos se relacionan con el ambiente o con causas genéticas y surge generalmente de una combinación de estos dos factores.

Tres cosas a tener en cuenta en la depresión infantil

  1. Los niños pueden sentir ciertos miedos y preocupaciones, de hecho verlos tristes algunos días es algo completamente normal siempre que responda a alguna situación puntual desfavorable en su vida, pero cuando estos sentimientos se vuelven demasiado rutinarios y persistentes en el día a día de los niños es cuando podríamos estar hablando de depresión infantil. 
  2. A los niños suele resultarles más difícil explicar cómo se sienten, por lo que puede ser más difícil de detectar este trastorno.
  3. Para poder detectar los signos de la depresión en niños/as es importante tener en cuenta que este trastorno se presenta de manera muy diferente a los adultos. En muchos estudios y casos se ha observado que la depresión en niños, ya sea en la infancia o en la adolescencia, muestran un estado de ánimo más irritable que triste y optan por gritar y enfadarse, en lugar de llorar como podría hacerlo un adulto. 

Síntomas de depresión infantil

Las investigaciones recientes muestran que los niños y adolescentes padecen depresión con síntomas a veces parecidos a los de los adultos, y también con otros síntomas específicos y diferentes según la edad.

  • Irritabilidad elevada, ira u hostilidad extrema.
  • Enlentecimiento psicomotor o agitación (hacer las cosas más despacio o más rápido).
  • Tristeza frecuente o episodios de llanto.
  • Sentimientos de desesperanza.
  • Sentirse culpable o avergonzado.
  • Problemas de memoria, como el olvido de fechas importantes o que no recuerda aquellas tareas que tenía que hacer.
  • Fatiga, falta de energía o cansancio.
  • Pérdida de interés o placer en actividades que antes disfrutaba.
  • Aburrimiento persistente.
  • Aislamiento social o falta de comunicación.
  • Autoestima baja o sensación de culpa o responsabilidad por cosas malas que puedan pasar.
  • Sensibilidad extrema al rechazo o poca resistencia ante los fallos o errores.
  • Somatizaciones: quejas frecuentes sobre problemas físicos (como dolores de cabeza, o de estómago…) en los que no se encuentra causa médica.
  • Disminución del rendimiento escolar.
  • Problemas de concentración.
  • Cambios en el apetito o el peso
  • Alteración del sueño: insomnio o hipersomnia casi todos los días.
  • Hablar o preguntar sobre la muerte. Pensamientos o expresiones sobre la muerte o intención de suicidarse activa o pasivamente.

Si reconoces en un niño alguno de estos síntomas recuerda que el tratamiento precoz es fundamental, por eso cuando saltan las alarmas es importante actuar.