Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
 Autolesiones: concepto, motivos y tipos.

Autolesiones: concepto, motivos y tipos.

Centro Codex
1 mes, 3 semanas

 ¿Qué son las autolesiones?                                                                                                             

Son lesiones deliberadamente provocadas, no suicidas, con poco daño corporal, de caracteres socialmente inaceptables, llevadas a cabo para reducir la angustia psicológica. Suelen darse mayoritariamente durante la adolescencia, entre los 10 y 15 años  y son más frecuentes en las chicas.

Las autolesiones no son esencialmente son precursoras de un suicidio, son un grito de ayuda. Existen diferencias a la hora de llevar a cabo una autolesión, como por ejemplo según el sexo. Las mujeres recurren más a cortes, mientras que los hombres a quemaduras. De igual manera, las personas también realizan otras acciones autolesivas como golpearse a sí mismo, arrancarse el pelo, arañarse o morderse.

Al centrarnos en los tipos de autolesiones, se encuentran principalmente cuatro.

  1. Los comportamientos estereotipados son conductas repetitivas, como fijaciones, llegando a ser carentes de contenido y realizándose en cualquier lugar.
  2. Los comportamientos compulsivos son más bien ritualistas y repetitivos (varias veces al día), como por ejemplo tirarse del pelo.
  3. En cuanto a los comportamientos impulsivos, la persona no reflexiona sobre la conducta, sintiendo la necesidad de llevarla a cabo para disminuir la tensión.
  4. Por último, los comportamientos mayores, los cuales son ya “extremos” como por ejemplo la amputación, es decir, que implican una patología más grave.

¿Por qué se autolesionan?

Existen diversas explicaciones: Como una forma de autocastigo, como una forma de cambiar el dolor emocional por el dolor físico, para aliviar toda esa tensión que se produce cuando la persona es arrollada por las emociones, e incluso por conseguir un sentimiento de pertenencia y aprobación por parte de sus iguales.

Esto último lleva a poner en el punto de mira a las redes sociales y las nuevas “modas” que surgen a través de estas, debido a las cuales se ha producido un elevado aumento de las autolesiones entre los jóvenes. Las conciben como marcas simbólicas de sufrimiento personal, una oposición al mundo adulto. Esto debería alertarnos sobre el estado emocional de los jóvenes.

El efecto de las redes sociales en las autolesiones.

Las redes sociales han influido de diversas maneras en la población, siendo un componente muy importante de estas los ideales de belleza que venden. Los filtros y las fotografías retocadas para reconstruir los cuerpos según los cánones socialmente aceptados promueven una imagen irreal e inalcanzable, que produce frustración e inseguridades en los usuarios de redes como Instagram. Todo ello contribuye a la baja autoestima y autoconcepto, factores de riesgo para trastornos emocionales y de la conducta alimentaria.

Pero no solo promueven la distorsión de la imagen corporal sino que también contribuyen funcionando como instigadoras de la realización de conductas autolesivas, las llamadas “autolesiones online”. Este tipo de autolesión es un concepto que se refiere al uso de las tecnologías de la información y la comunicación, como Internet y el teléfono móvil, para colgar, enviar o compartir contenidos que incluyen autolesiones físicas o que resultan dañinos o humillantes para uno mismo. En estas redes sociales, como por ejemplo Tik Tok, se han viralizado contenidos con imágenes donde se mostraban partes del cuerpo autolesionarse, vídeos en los que se realizaban autolesiones y retos, también conocidos como challenge que inducían a la autolesión.

Los retos virales que promueven las autolesiones:

  • La Ballena Azul: consiste en varios retos de menor a mayor nivel. Una de esas fases contemplaba la realización de cortes en los brazos. El escalón más alto del “juego” sería el suicidio o más bien el “cibersuicidio”.
  • Ice and Salt Challenge: se trata de colocar sal en diversas partes del cuerpo y cubrirlo con hielo, aguantando el máximo tiempo posible mientras esta reacción produce dolor y lesiones en la piel de la persona. TypePad Challenge: los participantes deben ingerir cápsulas de detergente.
  • El abecedario del diablo: consiste en recitar una palabra para cada una de las 27 letras del abecedario mientras la persona se pellizca o rasca la mano (a veces con objetos cortantes) provocando así lesiones y marcas.

El suicidio y el cibersuicidio.

El suicidio es cualquier acto deliberado que tiene la persona para acabar con su vida, con el fin de dejar de sufrir. En alguna etapa de este proceso, pueden verse involucradas las tecnologías asociadas con internet, como son los blogs, chats, foros, redes sociales, e incluso la industria cinematográfica. El cibersuicida se manifiesta y retroalimenta a través de la información dispuesta en la red, ya que mucha de ella induce a los usuarios por medio de juegos, chistes y música. De igual manera, existen pactos suicidas online -Net suicide-, el cual se da cuando dos o más personas (conocidas o no), acuerdan suicidarse juntas concretando lugar y hora.                                       

La incidencia de esta peculiar y a menudo grave alteración del comportamiento es cada vez mayor y los estudios sobre la incidencia de estas conductas se realizan con los datos de los casos admitidos en los servicios de urgencia. En consecuencia, podría existir una clara infraestimación de este fenómeno, debido a que muchos casos no llegan a acceder a este tipo de servicios.

Las autolesiones son un problema importante que requiere ayuda profesional, la actuación conjunta del pediatra y el psiquiatra infantil y psicólogo deberá ser fundamental a la hora de tratar a estos pacientes.

Centro Codex Formación