Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
El TDAH en adultos

El TDAH en adultos

Centro Codex
1 mes, 3 semanas

 

El TDAH se ha considerado durante mucho tiempo un trastorno propio de la infancia y de la adolescencia, pero son muchos los niños y niñas que llegan a la edad adulta sin tratamiento alguno y lo que es peor, sin ni siquiera un diagnóstico que les permita crear conciencia acerca del esfuerzo que les requiere atender una clase, su comportamiento antisocial, sus conductas disruptivas, la desorganización de sus tareas o trabajos, etc., así como la conciencia de sus padres y demás familiares, amistades, docentes y parejas sobre dicho problema.

Los síntomas y el impacto funcional del TDAH no siempre desaparecen al pasar a la edad adulta, ya que al menos aproximadamente un 50% de los niños continuaría con síntomas en la adultez (Ramos-Quiroga et al., 2006). El TDAH es uno de los diagnósticos más controversiales en la infancia, adolescencia y adultez, por la multiplicidad de factores relacionados con este trastorno siendo a partir de la publicación en el DSM-5 (2013) en el que se incluyeron criterios para su diagnóstico abarcando la adultez.

 

Prevalencia del TDAH en adultos

En población adulta se dispone de estudios epidemiológicos, cuyos resultados indican una prevalencia del TDAH entre el 4% y el 5% de adultos con TDAH, aunque actualmente en España estén diagnosticado solo un 3% siendo la mayoría de ellos tratados de patologías como ansiedad, depresión trastorno de abusos de sustancias, cuando realmente en el fondo estas patologías son cuadros comorbidos de un TDAH de adulto no diagnosticado.

 

¿Qué síntomas presenta el TDAH en adultos?

El TDAH es un trastorno mental que comprende una combinación de problemas persistentes, como dificultad para prestar atención, hiperactividad y conducta impulsiva y en los adultos se asocia con un impacto importante a nivel clínico, funcional y de calidad de vida, describiéndose alteraciones en el rendimiento académico, la adaptación al medio laboral, las relaciones interpersonales, un elevado riesgo de consumo de sustancias tóxicas. así como en el estado mental, baja autoestima y otros problemas.

Los adultos con TDAH presentan muchas veces la siguiente sintomatología que pueden oscilar entre leve, moderada o grave.

  • Dificultades en la vida diaria, las cuales tienen un impacto significativo en el área social, laboral, familiar y de pareja, entre otros, llegando a configurarse como motivos de consulta a especialistas de salud mental (Adler & Shaw,2011; Asherson et al., 2016; Jaimes & Ortiz, 2016). Jiménez-Arriero et al. (2005)
  • Dificultades para organizar y manejar tareas cotidianas,
  • Presentan olvidos con frecuencia 
  • Sufren cambios bruscos de humor.
  • La expresión emocional estaría afectada, ya que las emociones se manifiestan de manera desproporcionada con la situación que las genera, particularmente, emociones tales como molestia, ira y/o resentimiento (Brown, 2011).
  • Otros síntomas son la tendencia a distraerse con pensamientos poco relevantes.
  • Dificultades para escuchar y leer instrucciones.
  • Problemas para recordar hechos de la infancia,
  • Dificultades para esperar y mantenerse en estado de alerta en actividades poco estimulantes
  • Dificultades para iniciar tareas.
  • Debido a lo anterior, esta condición también afecta con frecuencia el desarrollo académico, expresada en mayores índices de deserción estudiantil y dificultades para terminar sus estudios (Adler & Shaw,2011; Barkley et al., 2008).
  • Dificultad para la automotivación y en la autorregulación emocional, que les dificulta persistir en las tareas, postergar las gratificaciones, autorregular sus conductas, desarrollar la capacidad empática, entre otras conductas, competencias emocionales y habilidades sociales.
  • Problemas en las funciones ejecutivas, las cuales comprenden una serie de procesos cognitivos superiores, memoria de trabajo, planificación y organización, inhibición, flexibilidad y regulación emocional, que regulan el comportamiento, la cognición y las emociones, desempeñando un papel fundamental en el éxito de múltiples tareas de la vida diaria que suelen ser las más complejas (Sandoval-Rodríguez & Olmedo-Moreno, 2017).

 

Tratamiento del TDAH en adultos

En algunos casos, el TDAH no se reconoce ni se diagnostica hasta que la persona es un adulto y en esta etapa los síntomas pueden no ser tan claros como los síntomas del TDAH en niños porque algunos de sus síntomas son similares a los causados por otras afecciones como; la ansiedad o los trastornos del estado de ánimo por ello, el diagnóstico puede resultar más complicado debido a la comorbilidad, es decir, a la coexistencia con otras patologías como un trastorno por abuso de sustancias, adicciones, o afección de salud mental, como depresión o ansiedad .

Existe un gran porcentaje de adultos con TDAH no diagnosticados que permanecen ajenos a los beneficios que podrían ofrecerle algún tratamiento específico y así paliar la disfuncionalidad causada por dicho trastorno, puntualizando que la calidad de vida de los adultos con TDAH se ve fuertemente afectada cuando presentan comorbilidades, cuando hay alteraciones de las funciones ejecutivas y, en definitiva, cuando no han recibido tratamiento alguno.

El tratamiento para el TDAH en adultos debe tener en cuenta también la intervención para cualquier afección de salud mental que se presente conjuntamente y debe incluir tres elementos básicos:

  1. Intervención psicológica con terapia de orientación cognitivo conductual,
  2. Tratamiento farmacológico
  3. Psicoeducación.

 

Títulos relacionados

Si estas interesado en esta área de conocimiento, te recomendamos algunos títulos relacionados que impartimos en CODEX y que  te pueden interesar.

Master en Psicopatología Clínica y Salud Mental

Master en Psicología Clínica y Tratamientos Basados en la Evidencia

Master en Psicoterapia en la práctica clínica

Master en Terapia cognitivo conductual

 

Centro Codex