Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
El Maltrato Psicológico, la violencia invisible

El Maltrato Psicológico, la violencia invisible

Centro Codex
2 meses

¿Qué se considera maltrato psicológico?

El Maltrato Psicológico, también denominado violencia emocional o violencia invisible, es un tipo de violencia que puede entenderse como “cualquier conducta, física o verbal, activa o pasiva, que atenta contra la integridad emocional de la víctima, en un proceso continuo y sistemático” (Loring, 1994) y “con el fin de producir en ella intimidación, desvalorización, sentimientos de culpa o sufrimiento” (Villavicencio y Sebastián, 1999; McAllister, 2000).

La utilización de las estrategias de abuso psicológico es susceptible de producirse, en alguna medida, en cualquier relación de interacción continuada. Una variable que facilita el abuso y está a menudo presente, proviene del hecho de que la parte abusadora tenga a priori alguna capacidad de poder y control sobre la otra parte. En una relación desigual de pareja, habitualmente del hombre hacia la mujer, el denominador común del maltrato psicológico en la pareja suele ser la búsqueda del aislamiento de la persona, la intervención sobre las posibles variables de su entorno inmediato y el abuso emocional hacia ella.

Es importante subrayar que el maltrato psicológico puede ser inherente a la violencia física, anteceder a la misma, o bien se puede dar con independencia de estas agresiones. En cualquiera de estos casos, el abuso psicológico es más difícil de identificar y evaluar que el resto de formas de violencia, por lo que se sugiere que su severidad sea estimada en función tanto de la frecuencia con la que se da, como del impacto subjetivo que supone para la víctima (Walker, 1979, 2000). Sus consecuencias son, al menos, tan perniciosas como las del maltrato físico (O’Leary, 1999).

¿Cuáles son los indicadores del maltrato psicológico?

Mientras que la agresión física es fácilmente delimitable en las relaciones interpersonales debido a que las secuelas en la víctima son observables, las manifestaciones del maltrato psicológico no son tan evidentes de cara a su detección. Independientemente de ello, existen manifestaciones y/o indicadores del maltrato psicológico en la pareja más o menos obvios. Son varios los indicadores o manifestaciones de maltrato psicológico en la pareja que ya comienzan a manifestarse incluso en la misma etapa de noviazgo, entre los que se encuentran los siguientes:

  • Te oculta a su familia, amigos y conocidos y te obliga a actuar en público como si no mantuvierais una relación, a pesar de que en la intimidad te expresa su compromiso y la relación es estable.
  • Humillaciones, descalificaciones o ridiculizaciones tanto en público como en privado.
  • Aislamiento social:  Intenta alejarte de tus amigos y familia, hacer las cosas e ir a los sitios que te gustan.
  • Control económico: Limita tus recursos económicos, ya sea porque no te permite trabajar o porque gestiona tus ingresos
  • Amenazas de maltrato a ti o a tus seres queridos.
  • Destrucción o daño a propiedades: objetos o animales.
  • Amenazas repetidas de separación o abandono.

También lo son otros controles de la vida cotidiana que tienen componentes de índole personal, los de carácter más emotivo, cognitivo o comportamental como:

  • La negación de la violencia
  • La atribución de responsabilidad absoluta a la víctima en los episodios de maltrato. Te culpa de todo lo que sucede, incluso si sus argumentos son completamente irracionales.
  • Invade constantemente tu intimidad revisando tus mensajes de texto, escuchando tus conversaciones o leyendo tus correos electrónicos.
  • Transforma la realidad para intentar confundirte y manipularte.
  • La manipulación de la información
  • La desconsideración de las emociones de la otra persona

¿Cuáles son las secuelas del maltrato psicológico?

Estos comportamientos y actitudes en los que se produce cualquier forma de agresión psicológica se dirigen al expolio de la pareja a través de la creación de un arraigado sentimiento de desvalorización, que destruye la autoestima y genera un estado de indefensión en la misma (Blázquez et al., 2009). (Blázquez y Moreno, 2008b; Moreno, Blázquez, García-Baamonde y Guerrero, 2011).

Los efectos a medio- largo plazo pueden ser duraderos, devastadores e incluso pueden acompañar a la persona afectada para resto de su vida.

Algunos de los efectos del maltrato psicológico son:

  • Baja autoestima y daños en la autoimagen
  • Estrés crónico y ansiedad
  • Abuso de sustancias, como puede ser el alcohol y las drogas, para escapar de la realidad
  • Problemas de sueño
  • Aislamiento social y profunda soledad
  • Sentimientos de culpa
  • Ideación suicida
  • Depresión y desesperanza
  • Dificultades con otras relaciones interpersonales
  • Trastornos psicosomáticos
  • Dependencia emocional del maltratador

El testimonio de la víctima basta para probar la violencia psicológica

El testimonio de la víctima basta para hacerlo y el Tribunal Supremo ya tiene jurisprudencia más que asentada en la que explica que el solo testimonio de la víctima puede bastar para que se pruebe la culpabilidad del agresor".

Puede haber  testigos en el entorno, el testimonio de familiares y allegados  pero en un proceso, también se pueden practicar pruebas periciales que pueden acreditar  que existe un daño en la víctima, que ese daño lo ha causado una situación específica, en este caso la agresión psicológica, y que hay un nexo de causalidad entre la lesión que tiene a nivel psicológico con la persona que se lo ha causado.

 "La violencia psicológica se puede probar."

 

Concepcion Cendón Dacosta

Pscicólogo Forense